Cómo limpiar y mantener tus muebles de baño


Limpiar correctamente los muebles de nuestro baño contribuye a generar una limpia atmósfera y a prologar la vida útil de este tipo de mobiliario que constantemente se ve sometido al polvo y sobre todo al agua y a la humedad.

El mantenimiento y la limpieza de los muebles de baño dependen en gran medida del material por el que esté fabricado. Pero lo que tienen en común todos los materiales es que debe de ser tratado con productos que no sean agresivos para así no dañar su superficie.

La madrea es un tipo de material particularmente sensible a la humedad y el agua. Por eso es importante que tengamos claro cómo tratarla para mantenerla y alargar su vida. Como especialistas en madera, lo que recomendamos para limpiar un mueble fabricado con este material es hacerlo con una esponja o un paño y agua tibia. Humedecemos el paño y lo pasamos por la superficie de madera, después la secamos muy bien con otra bayeta limpia.

Es importante no someter a la madera a una temperatura del agua superior a los 60º, por eso se aconseja mezclar el agua fría y caliente. Y si queremos utilizar algún tipo de limpiador, utilizar exclusivamente jabón neutro.

* Un consejo casero para mantener el brillo es frotar la superficie con espuma de clara de huevo o una mezcla de limón y aceite de oliva.

  • Muebles de baño de madera barnizada. Para la limpieza diaria de este acabado en el baño, debemos usar un trapo mojado y con jabón neutro fregamos toda la superficie, aclaramos con otro trapo limpio y húmedo y secamos con otro totalmente para que no se genere moho de la humedad.
  • Muebles de baño de madera natural. Al contrario que las barnizadas, es más dura y su limpieza y mantenimiento solo requieren de agua tibia y de limpiar en dirección de la veta de la madera.

Para este acabado, podemos utilizar primero una bayeta de celulosa, agua y jabón neutro y después con un paño suave eliminar toda la humedad.

El consejo para dar más brillo al mueble lacado es frotar la superficie con un paño con glicerina líquida.

Utiliza el limpiador que normalmente uses, agua y una bayeta de celulosa. Para finalizar, debemos secarlo muy bien con un paño limpio y con movimientos verticales y horizontales.

La porosidad del mármol hace que sea recomendable el limpiarlo constantemente con jabón neutro. También, podemos aplicarle una mezcla de agua, agua oxigenada y amoniaco a partes iguales cada cierto tiempo para mantenerlo limpio

Aplicar estos sencillos consejos para limpiar los muebles de baño es una tarea sencilla que no requiere ni productos de alto coste ni de métodos complejos y podrás disfrutar por más tiempo de tu baño.

Si además quieres que tus muebles de baño sean duraderos y resistentes, en Arte y Baño estás en el lugar adecuado.